sábado, 10 de junio de 2017

La magnolia

Yo nunca fui así ni de lejos. Siempre fui un tipo centrado, con nervios templados, rara vez caía enfermo, resolutivo. Y ahora qué. Ahora tengo fiebre día sí, día también. La conocí aquella tarde, paseando por el parque. Haz ejercicio, me decía todo el mundo, te vendrá bien coger aire fresco. Yo era feliz en mi habitación multimedia después de trabajar ocho horas resolviendo desaguisados informáticos. Mi vida era y es un código binario. Yo no quería ser un Carl Lewis de las pistas, sino de los bytes. No quería ser un ligón de bares, sino de los chats. No quería tener una tableta por abdomen, sino una de última generación que me pudiera llevar a todos lados para seguir conectado. Pero el médico me regañó. Tienes que caminar Joaquín, que el colesterol se te va a disparar. Que no se puede estar todo el día sentado, que tu corazón va a estallar. ¡Ay! Y seguí su consejo. Me compré ropa deportiva, unas zapatillas de las que te hacen volar y me fui al parque. Y allí la conocí a ella, toda natural, nada de microchips ni circuitos. Una auténtica magnolia que me provocó una alergia irreversible galopante. Ahora salgo a caminar en una cinta de correr con un fondo en pantalla gigante con playas doradas y sonido marino que me relajan, que dicen que lo mejor para los alérgicos es el aire del mar. Y por la calle, mascarilla como un apestado. Quién me va a querer ahora. Ya sólo puedo con las sirenas del grupo de habitantes marinos. ¡Maldita primavera!

Relato escrito para el reto "Maldita primavera" de la comunidad de Google+ Escribiendo que es gerundio.

14 comentarios:

  1. Divertido y ocurrente relato, Mª Jesús. A tu pobre protagonista se le volvieron en contra todos los tópicos archiconocidos acerca de la vida sana. Suerte que encontró alternativas menos ecológicas quizás pero más adecuadas para él :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia por la visita y tus palabras. Pues sí, hay vidas sanas que no lo son tanto.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  2. La primavera para los que somos alérgicos al polen es bonita a través de una pantalla y en diferido. En vivo y en directo es un martirio de picores varios, estornudos, rinitis molestas e insuficiencia respiratoria.
    Estupendo micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kirke por tu lectura y comentario. La primavera no deja de ser bonita, pero como todo, tiene efectos secundarios. Si te sirve de consuelo, mi alergia es perenne.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  3. Me encantan estos cuentos tuyos tan ocurrentes que cuando empiezo a leerlos me hago una idea y luego me sorprenden con un giro a la historia. A propósito, te escribo con un pañuelito en la mano, je, je.

    Un beso y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y comentar, amiga Ana. Me alegra que te haya resultado ocurrente. Un poco de humor para sobrellevar la alergia no está de más.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  4. Original, fresco y divertido relato, amiga Mª Jesús, que nos confirma que sigues en forma, sin alergia alguna a una buena escritura. Gracias por compartir y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y comentar, amigo Patxi. Y menos mal que a eso no le tengo alergia!!!
      Abrazo!!!

      Eliminar
  5. Un relato muy ocurrente y que echa por tierra la fama (¿inmerecida?) de la primavera que, por lo visto, a algunos la sangre altera y a otros el sistema inmunitario.
    Menos mal que ya estamos a punto de entrar en el verano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep por tus palabras. Pues sí, esperemos que el verano se lleve las alergias, aunque trae calor, que también tiene lo suyo.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  6. Un relato muy divertido, :)
    Comprendo a tu protagonista, yo igual que él tengo alergia.

    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene por leer y comentar. Es un club amplio el de los alérgicos. Me alegra que te haya gustado.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  7. Muy ocurrente y es que el deporte tiene muchos riesgos, sino que se lo digan a tu prota.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita por tus palabras y tu lectura. El deporte, como todo, moderado.
      Abrazo!!!

      Eliminar