jueves, 3 de marzo de 2016

Agua estancada




Recorriendo las calles que me vieron crecer, voy enumerando palabras inconexas en forma de relatos que aglutinan significados solo para mí. Después de tanto tiempo alejada de la melancólica mirada de piedras y moho me resulta extraña la idea de una ciudad en una isla no muy extensa que no tenga vistas al mar. Me siento como el turista preso del asfixiante conglomerado de cemento que se alarga ante la terraza de su apartamento, a través del que tiene que adivinar la magnificencia del líquido elemento. Como en aquellas vacaciones en las que me entregaste el mejor regalo, una botella con una isla flotante, que aún hoy atesoro y que continúo observando en busca de tranquilidad, puede que también de tu sonrisa reflejada en el cristal.

Ya apenas me siento parte de este mundo. Ha dejado de tener encanto. Soy como una estrella fugaz, errante, que trata de cuadrar su existencia en un universo frío y oscuro, sin hallar nunca el final de su camino. Me aferro a ese transitar monótono y absurdo como lo hago con el agua ahora estancada que rodea la isla idílica de esa botella, buscando el sentido perdido que me impulsaba a crear y creer ciegamente en ello, a lanzar historias al aire ignorando la atención interesada de muchos porque unos pocos aún parecían entenderme y abrazarme con la calidez de sinceras palabras.

Me faltas, como la voluntad ahogada por la llovizna constante que entumece los miembros y nos tienta con la búsqueda malsana de una guarida de sombra y olvido al calor de una efímera hoguera que tarde o temprano dejará de arder. Sé que estás ahí, agazapada, hastiada de tanta hipocresía, de halagos ligeros, de expresiones vanas y miradas vacías. Me traes el rumor de las olas chocando contra las rocas, esas que brillan entusiasmadas con el silencioso reflejo del sol cuando la marea se retira y las libera en un cúmulo de tonalidades imposible de describir. Me arrullo en la fidelidad constante de tu recuerdo.

El ruido no cesa sofocando el apacible fluir del sutil tintineo de aquella isla rozando las paredes transparentes que nos embelesaba en un sueño profundo del que no queríamos despertar. Te deseo de forma inevitable como el tacto húmedo y salado resbalando por la piel. Y es ese ansia que corroe mis entrañas el que me incita a recorrer en una exhalación el resto de las calles en busca de la seguridad del recuerdo intacto en el agua estancada de la botella; el que me impulsa en un arrebato a estrellarla contra el suelo.


Te contemplo. Entre cristales minúsculos sobre un charco informe. Te he liberado para convertirte en un bulto inútil que me abofetea con su realidad en forma de moraleja. He de sentirme libre a través de la recreación de los impulsos de mi mente, de nada me sirve desprenderme de ellos si no es en el papel, a pesar de que pocos los entiendan, a pesar de que a pocos les interesen.

Concurso La imagen imposible I de EL CIRCULO DE ESCRITORES

21 comentarios:

  1. Muy buen relato, me ha gustado mucho María Jesús. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar, Mercedes. Me alegra que te haya gustado.
      Abrazo y feliz finde!!!!

      Eliminar
  2. Un buen relato, un sentimiento de todo escritor. ¿Me entenderán? ¿Sabré llegar? Está lleno de pasión.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esas preguntas son un arma de doble filo, si llegan a condicionarte. Gracias por pasar María. Me alegra que te haya gustado.
      Abrazo y feliz finde!!!

      Eliminar
  3. Tremendo texto. Intenso, complejo, denso, impactante. Muy bueno, María Jesús. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando por pasar y comentar. Me alegra que te haya parecido todo eso.
      Abrazo y feliz finde!!!

      Eliminar
  4. Tremendo texto. Intenso, complejo, denso, impactante. Muy bueno, María Jesús. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. El reto era difícil. Al menos me lo hubiera resultado a mí, a partir de esa imagen. Pero ha surgido un texto que calificaría de barroco y poéticamente elocuente. Complejo y a la vez atractivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josep. Lo cierto es que no iba a participar en esta ocasión, pero como me ocurre otras veces, de repente surge la chispa y sale un texto del tirón.
      Abrazo y feliz finde!!!!

      Eliminar
  6. Un texto escrito hacia fuera acerca de todo lo que la protagonista lleva dentro. Intenso, emotivo y maravillosamente bien escrito. Enhorabuena, Mª Jesús :)

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia, por la visita y tan generosas palabras. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo fuerte!!!

      Eliminar
  7. Una complejo amalgama de sentimientos, bien contados y con mucho sentimiento. Tienes varias frases con mucha fuerza, que nos abofetean como lectores, haciéndonos sentir la desgracia de tu protagonista. Suerte con el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y comentar Alejandro. Me alegra haber conseguido ese efecto.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  8. Hacía tiempo que no visitaba tu espacio y he elegido un buen texto, lleno de descripciones la mar de trabajadas, o esa impresión me ha dejado a mi la verdad. Me ha gustado el modo en que ha avanzado la narración, con ese final y el clímax que precede a la rotura de la botella. ¡Un buen texto Mª Jesús y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita José Carlos y por dejar tu comentario. Me alegra que te haya gustado.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  9. Un texto para saborearlo en voz alta. Cada palabra va ganando intensidad, imbuyéndonos en los sentimientos, desde la melancolía del principio hasta la ansia arrolladora del deseo que desemboca en la fuerza liberadora tras la ruptura de la botella. Un magnífico relato. Felicidades y un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana por pasar y dejar tu comentario. Me alegra que te haya gustado y le dediques tan generoso adjetivo.
      Un beso!!

      Eliminar
  10. Qué emotividad la de tu protagonista. Y muy bien escrito, además.
    Mucha suerte en el concurso, Mº Jesús.
    Y un abrazo, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sue. Mucha suerte para ti también.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  11. Un relato intimista, casi un monólogo interior,diría, cargado de emociones y sensaciones. Me ha gustado. Muy interesante y bien lograda tu propuesta como respuesta a la imagen. Te deseo lo mejor, María Jesús.

    Un abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer. Me alegra que te haya gustado. Lo mejor para ti también.
      Abrazo!!!

      Eliminar