miércoles, 10 de febrero de 2016

Casualidad



Se detuvo al salir de la estación, como acostumbraba últimamente, en la cafetería de la esquina, antes de afrontar la jornada de trabajo. No era un local especial, ni siquiera vistoso. Era uno de tantos bares que abundaban en el centro de la ciudad. Su particularidad, un café de calidad y una cristalera que lo rodeaba, lo que le permitía contemplar la vida pasar desde su ángulo favorito de la barra. Estaba claro que a aquellas alturas era muy difícil cambiar, por mucho que se empeñaran sus amigos, su familia. Ni siquiera se lo había planteado ahora que aquella muchacha había aparecido en la escena como un torrente que no cesaba de fluir en el mismo lugar con aguas renovadas cada día. Le resultaba hermoso encadenar instantes desde la distancia sin perder la atracción por lo que seguía siendo desconocido, lejano, a pesar de que los gestos, las miradas, las voces se hubieran convertido en habitual como escenas inconexas en un cortometraje de taza pequeña que acompaña un suspiro. Rara vez se enfriaba el líquido marrón, salvo aquella mañana en que perdió la compostura y sus sentidos se abandonaron con alevosía intentando retener los detalles más allá de lo inmediato y una risa espontánea liberó la añoranza. Como si de un juego tácito se tratara, abandonaron sus butacas al unísono, alcanzaron la puerta una tras la otra. Se sorprendió pronunciando un común gracias ante el gesto corriente de sostener la puerta. En respuesta un hasta mañana como una promesa que congela el olvido, una sonrisa que cautiva el retiro, unos pasos que acercan la certidumbre, otro tímido hasta mañana que ya no se conformará con la obscena casualidad enhebrando huellas diluidas en el tiempo.

Relato escrito para el concurso San Valentín II de EL CÍRCULO DE ESCRITORES

23 comentarios:

  1. Precioso relato María Jesús, me ha encantado leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mercedes. Me alegra mucho que te haya gustado.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  2. Un relato muy elaborado suerte Maria jesús . Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si de mí dependiera, te daría el primer premio, jaja
    Es un texto simplemente perfecto pues fluye con una naturalidad que engancha. Me encanta tu prosa poética.
    Un abrazo y mucha suerte.
    Que San Valentín, allá en los cielos, te lo premie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Josep, por esas generosas palabras y deseos. Me alegra mucho que te guste.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  4. Sutiles y delicadas, nos transportas en con tus palabras a esa sensación de esperanza por la naciente relación. Quizás simple casualidad, quizás el favorable destino. Un texto precioso, Mª Jesús :)
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas felicidades Julia si vas a mis premios yo te premie en los Parabatais , quizás no supe informarte adecuadamente por mi falta de experiencia. -pero me siento agradecida igual por tu post. Un abrazo

      P.D. Perdona Maria Jesús que utilice tu espacio para comunicar a Julia mi mensaje, en su blog no me dejan entrar y utilizo los que ella entra para hacerle saber mi opinión. Creo que te comunique lo de mi sanción que hasta el día 20 no me dejan hacer con normalidad, mis contactos, mis compartir y mis comentarios. Un abrazo a las dos y gracia de nuevo Maria Jesús

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Julia, por tus palabras. La casualidad hay que aprovecharla, que no se quede en vano recuerdo.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  5. Es buenísimo, María Jesús. Love is in the air, preciosa casualidad!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana Lía. Me alegra que te haya gustado.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  6. ¿La casualidad existe o buscamos la oportunidad?
    Una buena historia de amor presentida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez solo la vemos nosotros por lo que de oportunidad conlleva. Muchas gracias por pasar y comentar, Francisco.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  7. Cuánto se dice detrás de un simple "gracias" y dos "hasta mañana". Una puerta abierta a la esperanza. Una maravilla de historia, María Jesús. Que tengas mucha suerte. Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana. La esperanza es lo último que se pierde. Un abrazo muy grande para ti también y feliz semana!!!

      Eliminar
  8. Yo creo que la casualidad no existe, MºJesús... Algo los ha empujado hasta allí... Y otro algo los hará unirse o tal vez no...
    Un abrazo y mucha suerte, linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, como en muchos otros, la casualidad la ve quien la entiende como oportunidad, en caso contrario sería un momento más sin importancia. Buscar un porqué, yo hablaría de coincidencia en tiempo y espacio, lo que venga después ya depende de cada cual.
      Gracias por al visita Sue. Abrazo y feliz semana!!!

      Eliminar
  9. Muy bonito. Ese Hasta mañana invita a algo nuevo.
    Precioso.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, María. Sí, un poquito de esperanza. Me alegra que te haya gustado.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  10. Un relato fluido, muy descriptivo y poético, me ha encantado. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chari. Me alegra mucho que te haya gustado.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  11. Genial, un relato de cafetería. Me gustan los relatos así, felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrés. Me alegra que te haya gustado.
      Abrazo!!!

      Eliminar