sábado, 25 de julio de 2015

Concierto

Me sentía excitado. De nuevo palpitaba como en mis mejores días. Me habían instalado en un cuerpo joven que se recuperaba rápidamente. Me resultaba imposible describir la belleza de volver a tener sensaciones, emociones, sentimientos. Todos los pasos que dábamos al unísono, cada pequeño detalle que se revelaba en el entorno, producían aquel baile de cambios de ritmo constantes que creí perdido para siempre.
Ahora ese descanso en la sobremesa no será una simple siesta, será un sueño compartido. Ella yace a mi lado, al fin, con el rostro sereno y la oscilación acompasada de su respiración. Me habla amodorrada de cómo ha sido su día en el hospital, entre operación y operación. Me conmueve con sus palabras que hablan de planes futuros, cuando esté completamente recuperado, ajena a la oscuridad que alberga este viejo corazón. He de recordarles a conciencia y raciocinio que mantengan la serenidad, nadie ha abierto una investigación.
 Mi compañera y yo nos dormimos con el sonido de la radio de fondo: la policía da por concluida la operación especial organizada como consecuencia del aumento de accidentes en las últimas semanas



Microcuento para el concurso de "Microterror III" de: El Círculo de Escritores

12 comentarios:

  1. Ese corazón de "Desconcierto" continúa vivo en "Concierto", tras ser transplantado en otro cuerpo, ansía de nuevo sentir la plenitud de la vida. Una idea original.Terror y resurrección.
    Abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edgar. Esa era la idea, pero le costó unos cuantos accidentes.

      Un abrazo y muy buen domingo!!!!

      Eliminar
  2. Mª Jesus, espeluznante micro.
    Me surge una duda. ¿El corazon puede ser viejo, o es viejo el cerebro?
    Tu relato me esta dando mucho que pensar intentado averiguar tu mensaje, y eso es francamente excitante.
    Felicidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oscar!!! El corazón, que tras varios intentos ha conseguido rejuvenecer en un cuerpo joven y ha conseguido su objetivo. Me alegra que te haya gustado.

      Un abrazo y muy buen domingo!!!!

      Eliminar
  3. Me tomo u fin de semana de descanso y a la vuelta me encuentro con tres historias espeluznantes. Qué prolífica!
    Al desconcierto le sigue el concierto. Un órgano, el corazón, tan deseado por quienes lo han maltratado en vida. Un corazón que ocupa un nuevo cuerpo pero que ha sido obtenido por un método inconfesable por lo que deja traslucir el relato.
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep!!! Me alegra que te haya gustado. Un corazón que tenía un fin y lo ha conseguido de un modo un tanto oscuro. No es mi género, pero me está resultando atractivo este tipo de temática.

      Un abrazo!!!!

      Eliminar
  4. De nueve el mismo corazón que en ''Desconcierto'', y en este micro se nos revela su oscuro secreto, sutilmente, pero se nos revela. Un corazón que ha estado buscando el cuerpo perfecto para encontrar la calma, para latir lleno de una vida apacible, y lo que ha hecho para conseguirlo, pone los pelos de punta, y más si solo se deja entrever como bien hiciste. Esperemos que los corazones no tengan esa especie de conciencia.
    Un abrazo, Mª Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo por pasar y comentar. Lo cierto es que se me ocurrió esa segunda parte sobre la marcha, porque en un solo micro habría sido difícil construir las dos ideas. Me alegra haber conseguido ese efecto.

      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  5. Un corazón con vida propia. Espeluznante, menos mal que no era un corazón asesino. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y tus palabras María. Bueno, de suicida compulsivo a asesino hay un corto espacio.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  6. Original micro. Muy bien narrado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Federico!!! Me alegra que sea así
      Un abrazo!!!!

      Eliminar