viernes, 20 de marzo de 2015

Veleidad

A esta hora el pensamiento se arremolina en su danza sinuosa de anhelos certeros. La imagen es confusa, mas describe reptando una definición. Te veo al final.
Dejaría que te quedaras, que permanecieras en el mismo rincón inmutable. Pero mañana la mente veleidosa puede no sentir el mismo arrebato. Tal vez sólo quiera disfrutar la sensación etérea y no tu tacto.

2 comentarios:

  1. Voy a tomarlo como de libre interpretación, pero primero voy a pasar por google ;-)
    Feliz sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, aunque soy tozuda, no creo en el dogmatismo, mucho menos el intelectual, por eso me salté tantas clases en mi vida. Desconfío de los que hacen de las citas su religión y convierten los libros en guías espirituales. No hay verdad absoluta, ni opinión incorrecta, por mucho que nos pese. Si leo algo y me inspira y escribo un comentario que se sale de un corsé, no es por irreverente, miedo me da quien los desprecia.
      Y tras este peñazo, que podría haberse alargado, un gracias y un feliz fin de semana

      Eliminar